Atendiendo a la definición convencional, podemos encontrar que la palabra transformación tiene su origen en dos vocablos compuestos, trans o "al otro lado" y formación, "forma" o lo que es lo mismo, un cambio en la forma de pensar y desenvolverse en el medio actual.

Estos cambios que adoptamos en nuestra vida ponen una superación personal para, de algún modo, salir de nuestra zona de confort y ser partícipes del propio cambio que queremos observar en nuestra persona.

Esta transformación supone una evolución de la persona hacia un estado deseado que nos aporte equilibrio, aleje la ansiedad y el miedo de nuestras vidas y nos proporcione la paz deseada. En algunos casos, esta transformación será consecuencia de una actitud adoptada tras un momento de angustia o estrés como puede ser una pérdida (muerte, divorcio, despido…) o simplemente un deseo de cambiar algo que sentimos que no está bien en nuestro interior.

Para realizar esta superación personal, es necesario tener presentes una serie de pasos que nos ayudarán a alcanzar la meta deseada.

1-¿Qué es lo que quieres conseguir?

Es importante centrarse en los aspectos de la vida que deseamos, en vez de enfocarnos siempre en lo que “no” deseamos, que es donde nuestro inconsciente suele enfocarse.

De esa manera, lograremos que nuestra mente focalice su atención en metas y no impedimentos, que quedarán automáticamente al descubierto y así seremos capaces de neutralizarlos.

La motivación es clave para realizar cualquier transformación personal, será ella quien nos impulse a alcanzar nuestros objetivos y poder aplacar las dificultades que surjan. Para ello debemos reconocer profundamente cuanto nos hace sufrir cierta situación o relación, y saber cuál es el propósito por el que deseamos un cambio.

Sería apropiado en este punto hacernos una serie de preguntas a nivel personal como pueden ser: ¿Qué ocurre si no realizo este cambio personal?, ¿Cómo mejorará mi vida el hacerlo?, ¿Qué sacrificio supone realizarlo?, ¿Qué efecto puede causar estas sensaciones en las personas que me rodean?.

Es frecuente que,  si nuestras respuestas a estas preguntas son positivas, nuestro nivel de motivación se incrementará en el acto.

2-Si quieres resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo.  

Para cambiar una pauta debemos indagar en nuestro interior y descubrir el verdadero propósito de este cambio o transformación.

Es útil y de vital importancia conocer nuestra propia psique, nuestros valores y deseos, y proyectar el cambio que queremos conseguir en nuestra mente analizando cómo nos sentimos.

Existen numerosas actividades que pueden conectarnos con ese "yo interior" y que ejercerán un efecto positivo sobre nuestro organismo y nos ayudará a crear patrones que creen la transformación deseada.

3-Transforma tus cambios en hábitos.

Una vez hayas analizado la situación, declarado tus intenciones (principios básicos por los cuales una persona orienta sus actos y emociones) y buscado respuestas en tu interior, es hora de hacer que estos cambios se materialicen y se conviertan en hábitos que puedas realizar automaticamente.

Por suerte nuestro cerebro cuenta con un enorme potencial para el cambio y los hábitos se implementan fácilmente con la repetición constante y motivadora.

Ninguna experiencia positiva que cambie nuestro ánimo es insignificante.

Visualizarnos realizando cualquier logro es la cumbre del refuerzo positivo, ya que la experiencia emocional y los recursos cognitivos se irán activando, ofreciéndonos momentos de inspiración para crear cada vez más situaciones de éxito.

4-Valora los resultados obtenidos.

En esta etapa revisamos todos los pasos anteriores y valoramos los resultados obtenidos después de todo el trabajo realizado.

Es conveniente realizar una lista en la que enumeremos los hechos positivos y negativos (si los hubiere) que hemos obtenido. Después nos felicitaremos por todo el proceso realizado, siendo muy positivo el concedernos un “regalo”, de ser posible inmaterial, para reforzar nuestro cambio y mantenerlo constante.

Finalmente nos contestaremos a una serie de preguntas, para valorar mejor los resultados: ¿Estoy feliz con este cambio?, ¿Ha sido el esfuerzo recompensado? ¿Ha sido beneficioso el cambio?

La transformación personal siempre debe suponer un cambio beneficioso para nuestro organismo que hará que nuestra felicidad, nuestra autoestima y enfoque vital aumente exponencial y positivamente.

¿Estás listo/a para el cambio que deseas en tu vida? Encuentrá un facilitador de la transformación personal que te ayudará a realizar aquello que deseas lograr.